Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de José y Merche

 

 

Tres años después de la adopción de nuestro hijo Daniel, decidimos volver a Ucrania a por una niña,
Repetimos con Adopta y con la misma facilitadora, en el tema de la documentación todo ha ido bien, incluido el certificado médico, el único problema fue que nos mandaron la carta del C.A. con nuestra dirección escrita en cirílico, pero por suerte, nuestro cartero la encontró antes de ser devuelta.
Por lo demás todo ha ido muy bien y con la tranquilidad que da la experiencia de la segunda vez, sin Urgencias y sin tanto miedo, además hemos aprendido un poco de ruso

Viajamos el sábado 19/Julio y la cita la teníamos el 22 a las 11,30 horas, en la escalera del C.A. espera una pareja y una monoparental españoles, además de alguna pareja extranjera, después pasamos al famoso pasillo, que esta mejor que hace tres años. Poco después entramos en un despacho y nos sentamos frente a un señor mayor con parkinson. Parece buena persona, es médico esta muy cascado, casi no se oye su voz y escribe con dificultad. Nos enseña dos carpetas rojas, con fichas todas ellas de niños con enfermedades graves, luego nos enseña una ficha de una niña de 4 años que ha sido operada del corazón, pero nada complicado. Llega la Chernishova, con malos humos diciendo que vayan plegando que es la hora de comer, nosotros decimos que estamos de acuerdo en ir a visitar a la niña. Dormimos en Kiev en un apartamento que cuesta 50 Eur./día. Dos días mas tarde, vamos a Chercasy, a unos 150 Km. de Kiev.
Son dos horas y pico en microbús. El viaje es terrorífico, por como conduce el chofer, pegándose al de delante, adelantando incluso en curvas con línea continua y sin visibilidad. El taxista de la mañana lo mismo. Tras pasar por en Ayuntamiento, llegamos al Orfanato Maliatko. En el grupo no. 5 llamado Kolosoc, esperamos la salida de Katia, al rato llega una cuidadora con ella, Katia se queda quieta con cara tristona, mirando sin saber que hacer ni que pasa. Se llama Katerina, pero la llaman Katia, Katiusha ó Katiushka. Tiene algunos problemas médicos, a parte de la reciente operación del corazón. Esta muy flacucha, sin embargo, como comprobaríamos después, es fuerte, ágil y activa, y muy despierta psicológicamente. En el Orfanato hay al menos cinco grupos de unos diez niños cada uno, muchos parecen sanos y no sabemos porque razón, siguen estando allí. Dormimos en un apartamento por 25 Eur./día, que esta muy bien, aunque el edificio como todos los que hemos visto en Ucrania dan pena y miedo.
Esta adopción, a diferencia de la primera, la llevamos con mucha tranquilidad. Lo que más nos preocupa ahora es la reacción de Dani al volver a sus orígenes, al volver a un orfanato casi igual que el suyo, con la misma olor a comida, oyendo el mismo idioma con el que vivió sus primeros 3,8 años. Pero Dani es un niño muy fuerte, y en ningún momento vemos una reacción evasiva por su parte, al contrario, tiene mucha curiosidad e intenta siempre entrar en las clases y habitaciones del orfanato, incluso en el dormitorio. Parece feliz, como siempre es él, y esto nos tranquiliza.
A Katia la visitamos un par de horas por la mañana y otro par de horas por la tarde. Siempre que vamos a recogerla a su clase, se nos acerca una de sus compañeras, Marina, y con una tierna mirada, nos abrazaba y besaba. Parecía estar deseando irse con nosotros. Parecía entender la razón de nuestras visitas. Poco a poco le fuimos cogiendo cariño. Un día nos dijeron las cuidadoras, sin haberles preguntados, que ella y dos más de la misma clase tenían papa y mama. Una mañana vimos un matrimonio con Marina. Deducimos que eran sus padres. Días mas tarde, dos mujeres mayores paseaban con Marina por el parque, mientras nosotros jugábamos con Katia. Saludamos a Marina y las dos mujeres no paraban de mirarnos. Poco después se nos acercaron y nos dijeron que porque no nos llevábamos también a Marina, nosotros le dijimos que nos habían dicho tenía unos padres. Ellas nos dijeron que no, que ellas eran las hermanas de la abuela materna de Marina y que Marina no tenia padres. Como no nos entendíamos bien nos escribió una nota y nos dio su teléfono. Esa misma tarde, cogíamos el autobús y dos chicas no paraban de mirarnos y reírse. Al bajar del autobús se nos acercaron y una de ellas nos dijo en castellano si éramos españoles. Ella es de Chercasy, pero esta trabajando en Madrid. Se ofreció para ayudarnos en cualquier cosa y a cualquier hora. Le enseñamos la nota de las abuelas donde decía que el padre estaba muerto y que la madre no se sabia nada de ella. Días después preguntamos a la Directora del orfanato. Ella que siempre era muy sonriente, se mostró seria y nos dijo que de aquí a seis meses si nadie se interesaba por ella, pasaría su ficha al C.A. y pasado un año, sería adoptable.
Marina tiene casi 4 años. Tendrá cerca de 5,5 años cuando sea adoptable. Lo tendrá mucho más difícil para salir de allí.
Quizás ........
Una tarde jugando con Katia, vemos a una de las niñas de otro grupo, acompañada de una señora muy alta y una niña de unos 10 años, también muy alta y parecida a la señora. Nada que ver con la pequeña, no se parecía a ellas en nada. Les preguntamos. Nos cuenta su historia. La señora es tía de la pequeña y de la grande, hijas de una hermana que esta en Odessa. Tiene 4 hijos más y viven con esta tía, en una aldea, y con los abuelos, ya que esta tía es soltera. Otra niña que esta destinada a pasar la vida en el orfanato, sin posibilidad de ser adoptada.
Pasamos el tiempo entre visitas a Katia, autobús al centro, donde hay un gran mercadillo, que abre todos los días y que venden de todo a precios irrisorios y comiendo en un comedor tipo self-service con comida pasable, por 9 Eur. los tres. siempre compramos botellas de agua, tanto para beber como para cocinar, ya que la del grifo es amarillenta.
En los contenedores de basura cerca del apartamento solemos ver gente revolviendo entre las bolsas. Sacan ropa, botellas y más cosas. Son tanto gente mayor como más jóvenes. Las botellas vacías las venden luego, no sabemos para que.
En cualquier calle hay mujeres vendiendo desde pipas sueltas hasta revistas viejas, tabaco, cerezas, etc.
Desde una centralita de teléfonos llamamos a España por 0,90 Eur. El minuto.
Lo que hemos aprendido de ruso nos ira bien para poder pedir cosas, pero no hemos aprendido a entender a oír, así que apenas entendemos las respuestas. Además los ucranianos en general desconocen el lenguaje de las manos y la mímica. Preguntas en una ventanilla donde se manda el correo y te responden a gran velocidad que en la tercera ventanilla de la derecha. Si no has entendido te lo repiten a más velocidad, pero nunca te enseñaran tres dedos y luego con el índice te señalaran la derecha. Tuvimos muchas complicaciones por este motivo que se hubieran resuelto fácilmente moviendo simplemente las manos.
En el grupo de Katia hay una cuidadora-enfermera que es especial, muy atenta y detallista. Parece muy buena persona, y con nosotros se porta muy bien. Se llama Larisa y le llaman Lora. El resto de cuidadoras (4 ó 5) no son muy agradables. Precisamente la más desagradable y antipática de todas, que ni nos saluda, nos pide un día ayuda para su grupo, ”pero no para el orfanato en general, sino para esta clase, este grupo”- puntualiza.. Nos lleva a otra clase y nos enseña las cortinas de lamas que protegen del sol que entra por los grandes ventanales. Días antes ya habíamos preguntado si hacia falta medicinas, leche, vitaminas ropa o cualquier cosa para los niños y nos dijeron que no, que tenían de todo. Juguetes tenían una sala entera. Poca ilusión nos hacia este tipo de ayuda que parecía servir más a las cuidadoras que a los niños, así que nuestra representante pidió un presupuesto en una tienda y eso fue lo que dimos. Aparte de una gratificación personal para Lora.
En los súper venden comida caducada (ya lo sabíamos de nuestro primer viaje) pero no sabemos como se escribe fecha de caducidad ni fecha de fabricación. Una vez dudamos de un producto y preguntamos a las vendedoras. No sabemos que dijeron pero nos pareció entender que estaba bien el producto y nos lo volvió a dar. A punto ya de salir de la tienda, la vendedora más joven vino corriendo a decirnos que no estaba bien el producto, y nos lo cambio por otro. Suponemos que se arrepintió.
Estando en día en el self service entro un niño muy guapo pero muy sucio pidiendo para comer y le dimos dinero. Al rato se sentó en la mesa con un plato de sopa y un trozo de pan. Le dimos más dinero por si quería comer más. Después lo vimos en la calle que salía de una casa de juegos. Al día siguiente lo vimos en el Mc-Donals pidiendo. Esta vez ya no le dimos dinero, sino que lo acompañamos para que se pidiera lo que quisiera y lo pagamos, lo volvimos a ver más veces. Le preguntamos por sus padres. Nos hizo un gesto que quería decir que eran alcohólicos. Es un niño de la calle.
En el centro de la ciudad hay un Spar, donde solíamos comprar. Un día se nos acerca una chica y nos dice si somos españoles, ella esta casada con un español y vive en Valencia. Curiosamente estaba pasando unos días en casa de su madre en el mismo edificio que nosotros. También nos seria de gran ayuda.
La cuidadora Lora, un día nos trajo fotos antiguas de Katia, con sus compañeros de clase y vimos que eran diferentes a los que había ahora. La mayoría han sido ya adoptados. Hacemos copia de las fotos.
El miércoles 7/7/04 se celebra el juicio. Muy rápido. La jueza y su ayudanta nos preguntan:
¿qué desean conseguir con esta adopción?
¿qué sentimientos tienen hacia la niña?
¿en que año nació usted?
¿qué puede ofrecer a la niña?
¿esta al corriente de la situación medica de la niña?.

La jueza y la ayudanta pregunta a la vez que ríen, mirando a nuestro hijo Daniel. Dani, es cómico, simpático, guasón y esto no pasa desapercibido para ellas.
Felicitaciones y sentencia inmediata (bastante normal en esta región).
Tenemos que viajar a la ciudad de Kanev que es donde esta la partida de nacimiento de Katia, pues nació allí. Es donde esta enterrado en poeta Shevchenko. El camino entre estas ciudades ha sido todo de bosques y grandes pinos y abetos, con pueblecitos pequeños con tejados de Uralita, con puestos de venta en la carretera de grosella, guindas, frambuesa, patatas, remolacha, etc. Es un paisaje muy bonito.
Cuando volvemos al orfanato, están haciendo una fiesta con todos los grupos, ese mismo día preparamos la maleta, recogemos a Katia y nos vamos a Kiev.
Katia, esta algo nerviosa, tarda en dormirse, pero parece contenta a la vez, no se queja de su nueva situación, al día siguiente ya esta más tranquila y durmió mejor. Vamos a comprar los billetes de avión y a la embajada para el visado de Katia, y el sábado día 10, tras hacer las últimas compras nos vamos al aeropuerto.
El paso por los controles es horroroso. Colas, esperas. Todo hipar-serios, españoles que intentan colarse de nosotros y evitar la cola. Discusiones. Ya en suelo español, no tenemos 25 ó 50 céntimos (no recuerdo bien) para coger un carro porta-maletas. (Los de abajo son gratuitos, pero los de arriba no) igual que en aeropuerto de Kiev, que llegas sin Kopeks y no puedes coger un carro.
Los primeros días en España parece tranquila y contenta. No esta acostumbrada a las comidas sólidas, ya que allí siempre comían una especie de gachas. Esto sabemos por nuestro hijo Daniel que repercute con el tiempo en el lenguaje, al no tener la “musculación” de boca y lengua muy desarrollada.
 

Gastos:

Informe idoneidad (renovación dos entrevistas)

 500 Eur.

Adopta tramita nuestra documentación

3.427 Eur.

Avión (penalización + billete Katia) .

1.200 Eur.

Gastos estancia (comida, taxi, bus sin extras

1.350 Eur.

Donación

300 Eur.

 

Fechas:

 

Solicitud actualización informe idoneidad

22/08/03

Recibimos la idoneidad

17/11/03

Sale expediente para Kiev

10/12/03

Nº expediente C.A.

10/01/04

Recibimos 1ª carta del C.A.

24/01/04

Mándamos carta al C.A.

28/01/04

Recibimos 2ª carta del C.A.

18/02/04

(nos dan fecha a partir de mayo, pero nosotros la solicitamos para Junio)

 

Cita del C.A. 22/06/04

 


 
 
 


 

 

El grupo de Katia

 

 

Con su hermano Daniel y mamá

 

 

En el parque


 

 

Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008