Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de Albert y Núria 09/04

 

 

 

Queridos amigos:

Hace un par de meses que regresamos de Ucrania con nuestra hija y nos gustaría aportar nuestro granito de arena explicando nuestra adopción.

La adopción, es una aventura distinta para cada familia, los que hemos estado en Ucrania, sabemos que las cosas se ven de diferente manera una vez estás allí.
En nuestro caso, sólo estuvimos 18 días y no tuvimos ningún contratiempo que no se pudiese resolver. Sabíamos que teníamos que ir con la mente abierta para poder encontrar a nuestr@ hij@ y así fue.

El día de la cita, a primera hora de la mañana, ese señor que tenia parkinson, nos mostraba la ficha de una niña sana con casi 5 años, no era lo que nosotros en principio pensábamos, pues queríamos que fuese más pequeña, pero no lo dudamos, no nos importó la edad, la queríamos conocer.
Cuando ya se hubieron hecho todas las gestiones, una llamada telefónica le comunicaba a este señor (el del parkinson, perdón, es que no recuerdo su nombre, pero sí la mirada de bondad que había en sus ojos cuando nos hablaba), que aquella niña acababa de ser adoptada por unos padres ucranianos ….
Casi no tuvimos tiempo de reaccionar, cuando este señor se levantó y a los 5 minutos, vino con la ficha de nuestra hija….
Nos explicó que tenía 21 meses, que estaba sana y que sólo hacía un día que estaba su ficha en el C.A.
Después de hacer las gestiones oportunas, nos comunicó que podíamos ir a conocerla, su nombre Sofia …. Recuerdo que nos dijo " Queríais una niñita pequeña y vuestro sueño se ha convertido realidad " Allí lloró hasta el apuntador ¡!!!
Obtuvimos el permiso y al día siguiente 16 de Junio a las 17 h. tomábamos un tren que nos llevaría hasta Kramatorsk, viajamos toda la noche, era imposible conciliar el sueño, miles de incógnitas nos asaltaban entre estación y estación…..llegamos a las 5 de la mañana…había tanta gente que parecía las 5 de la tarde, eso nos animó bastante, por lo menos no era un lugar solitario….
Descansamos en el hotel un par de horas y a las 9 de la mañana, ya estábamos en el orfanato dispuestos a conocer a nuestra hija.. Dios mío, teníamos el corazón en un puño!
Entramos en el despacho del director, un hombre de aspecto afable, que nos invitó a sentarnos, junto con nosotros estaba la directora médica del orfanato que nos empezó a leer el historial de Sofia, y de pronto, Albert, mi marido me dice: "Gírate". Al girarme al fondo de la habitación en la puerta, había una niñita en los brazos de su cuidadora, me quedé petrificada, no sabía que hacer… me levanté, me dirigí hacía ella y a una distancia prudencial me agaché y extendí los brazos hacia ella, Sofia torpemente vino caminando y riendo hacia mí y me abrazó. La cogí en brazos y pensé "Esta niña no me la quita nadie, es mi hija" . Albert se reunió con nosotras, pues todavía no se había levantado de la silla y la cogió en sus brazos. Nos abrazamos, ya éramos una familia.…..

Fue un momento muy especial que a menudo me gusta recordar.
Ya no me separé más de Sofia.
El 25 de Junio, tuvimos el juicio, hasta el día del juicio íbamos a ver a Sofia 2 horas por la mañana y 2 por la tarde, el orfanato estaba a un cuarto de hora del hotel.. Horas que se pasaban volando, pero nos consolaba saber que pronto íbamos a estar juntos los tres y para siempre.

El juicio fue corto, duró unos 20 minutos y fue en un despacho normal y corriente, como los que puedes encontrar en un juzgado de aquí.
Nos hicieron preguntas muy simples:

¿ Por qué queríamos adoptar?
¿ Cuántos m2 tenía nuestra casa ?
¿ En qué trabajábamos ?
¿ Cuánto ganábamos ?
¿ Si estábamos al corriente del estado de salud de Sofia ?

Resultado: Sentencia Inmediata.

Ahora empezaba la maratón para nuestra facilitadora, todo fueron nervios y carreras de aquí para allá; partida de nacimiento… pasaporte…. todo en un tiempo récord!

Desde aquí dar las gracias a nuestra facilitadora y a nuestra traductora, por la gran labor que hicieron y sobretodo por la gran calidad humana con la que nos trataron, tanto a nosotros como a nuestra hija.

Lo más importante era que ya estábamos con Sofia.

El viaje de regreso a Kiev, fue muy bien, durmió todo el trayecto, pues volvíamos a viajar de noche. No nos lo podíamos creer; cómo es que Sofia dormía tan plácidamente, cuando hacía apenas unas horas estaba jugando tan feliz con sus amiguitos???

Una vez en Kiev, aprovechamos los días para hacer turismo y las gestiones de la embajada y el día 3 de Julio, de vuelta a casa!!

Al aterrizar en el aeropuerto y salir por la terminal, una gran pancarta nos esperaba junto con un gran grupo de familiares y amigos. " Petons i abraçades per a la nena més esperada" " Besos y abrazos para la niña más esperada". Los más peques llevaban una camiseta con nuestra foto.

Una de esas camisetas, está colgada en la habitación de Sofia y cada mañana con su dedito, va señalando: papá, mamá, Sofia….

Y a día de hoy, pues qué deciros, estamos enamorados de nuestra hija, ahora, día a día, con sus travesuras y sus pataletas, con sus gracias, con esa vocecita que nos llama y que se ríe por todo… en fin que queremos animaros a que a pesar de los problemas que puedan surgir, que no tiréis la toalla, que vuestr@s hij@s están allí y os están esperando, que es maravilloso despertarse para ir a su habitación y ver ese angelito que duerme feliz y que ha llenado nuestras vidas de alegría,

Ayer nuestra hija, cumplió dos añitos. Fue una celebración llena de sonrisas y regalos, Sofia no entendía, porqué le traían tantos regalos…. y porqué tenía que soplar el fuego aquel que salía de aquellos dos palitos….. pero su cara se iluminaba cada vez que le decían.. Sofia, bufa.. bufa.. (sopla,sopla) y es que amigos, se compensa tanto sufrimiento, tanta angustia y tantos nervios solo con un beso y un abrazo.

Muchas felicidades a los que ya tenéis a vuestros hijos en casa y a los que estáis a punto de tenerlos y, a los que todavía no habéis viajado o estáis con los trámites, mucha paciencia, no os desaniméis porque os caduca un documento o aquel certificado tarda tanto…. la recompensa merece la espera.

Perdonad por la extensión de este relato, me he dejado muchísimas cosas en el tintero, pero es que nuestros hijos se merecen éstas líneas y muchas más.

Núria
 

 

 

 

 
Foto 2007 Foto 03/2008  

  

 

Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008