Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de Maria.

 

 

Os aviso que esta carta va a ser muy larga, pues es el fruto de un deseo: el de ser padres, y vamos a tratar de resumir un año en unas pocas líneas.
Hace más de un mes y medio que hemos llegado a España con nuestra hija, y aunque en principio no tenia muchas ganas de contar nuestra historia, hoy me he convencido de que es importante que lo hagamos porque hay mucha gente que DEBE sentir que las cosas llegan y que tienen un final, sea más o menos feliz, pero lo tienen.  
Nosotros comenzamos  todo el día 19 de abril de 2003, y quiero decir que ese fue el día en que decidimos que íbamos a solicitar la charla informativa. Desde aquel día, y a través de la Web, tratamos de enterarnos de cosas, porque la administración informaba poco y tarde. Fuimos insistentes desde el principio, es decir, los clásicos pelmazos que dan la lata hasta que les hacen caso. Hemos de decir que en nuestra provincia, Huesca, las cosas van despacio porque esperan a tener cupos.
Nos hicieron la charla informativa a nosotros solos, y eso nos facilitó que los cursos y entrevistas las hiciéramos en junio.
Bueno, las cosas fueron bien hasta que se estancaron el día 13 de noviembre. Ese día entró nuestro expediente en el CA y tras muchas otras vicisitudes, entre ellas un accidente de coche, la rehabilitación,  las peleas con el seguro porque no quiere hacerse cargo a pesar de que no tuvimos la culpa, los disgustos, el convenio de la Haya, el cambio de papeles, los certificados médicos, que repetimos hasta la saciedad, con visitas medicas incluidas, etc, conseguimos cita para el día 1 de marzo.
Llegamos a Kiev el día 28 de febrero. cuando nos montamos en el avión, todas mis inquietudes se disiparon. Confiaba en nuestro facilitador y pensaba que ahora era a ellos a quienes tocaba actuar. Nosotros ni conocíamos el idioma, ni la escritura, ni nada de nada. Todo quedaba en manos del destino y del buen hacer de las personas que nos representaban.
Cuando llegamos al CA, en el patio, vimos nuestros apellidos en una lista, y la hora: las 11,30. subimos por unas escaleras hasta el último piso y esperamos junto a varias parejas en un recibidor muy luminoso. Había también españoles pero no quisieron conocernos, y nosotros tampoco dijimos nada. No quería pensar que íbamos a ver fichas. Estuve todo el rato hablando de otras cosas, y eso fue bueno. Creía que lo que tenia que pasar, ya llegaría.
Nos hicieron pasar por un largo y estrecho pasillo, y entramos en un despacho con dos mesas. Nos sentamos en la mesa que presidía un señor muy mayor. todo transcurrió con mucho silencio, pues el señor mayor hablaba muy bajito. Nos enseñaron dos grupos de fichas, con dos hermanos en cada grupo. Nos decidimos por uno de ellos, que tenia a dos niños de 3 y nueve años, sanos y con expediente salido para adopción internacional el día 27 de febrero. Eran de la provincia de Dniepropetrovks. Nos emocionamos porque ese momento era mágico: era el fin de un largo rosario de sufrimiento y de espera. Yo creía que ahí se acababa todo, pero no era así, como después os cuento.
Dos días más tarde, nos encaminamos a Pavlograd.
Nos instalamos en un Hotel bastante barato y cuya cocina nos encantó. Las habitaciones no eran muy acogedoras, que se diga, pero no había otra cosa.
Hemos de deciros que desayunar, comer y cenar tres personas, junto con el alquiler de dos habitaciones costaba unos 36 euros diarios, y que las comidas eran excelentes.
Al día siguiente, fuimos a ver a la Inspectora, quien nos dio la mala noticia de que uno de los hermanos, contra lo dicho por la directora del orfanato al señor viejecito del CA, era deseado  por una pareja de ucranianos, y que no deseaban desistir en sus intenciones de acogida -que no de adopción-
Dijimos que nos quedábamos con el mayor siempre que nos buscaran otro niño o niña con una edad de hasta 8 o 9 años, que era el tope de edad que deseábamos adoptar. Consintieron en el CA en  una visita y nos quedamos con dos niños: uno de los hermanos -el mayor- y una niña del mismo orfanato.
La fecha del juicio se fijo para el día 19 de marzo.
Qué deciros sobre los dos niños?   PUes que eran dos niños ,que debíamos comenzar a pensar en ellos como en algo  que iba a cuajar en nuestras vidas, que debíamos sentir como nuestros y que debíamos comenzar a querer.
Me dediqué a observarlos, a ver sus habilidades, a indagar sobre su carácter... y en cada uno de ellos, a pesar de ser totalmente contrarios, vi cosas buenas, y también aspectos que debíamos trabajar y limitar.
Sin embargo, las cosas no iban a acabar ahí. El niño se puso muy enfermo y fué ingresado. No sabíamos lo qué tenía pero se sospechaba que era grave, y el día del juicio se avecinaba.
El mismo día 19, a las 6 de la mañana nos levantamos con la intención de tomar una decisión sobre el problema que se nos había presentado, y ante la falta de respuestas, y el aplazamiento de todo el proceso, decidimos renunciar al niño.
El día del juicio fué el día más negro de todo lo vivido en la adopción.
Lloramos mucho, y esto ensombreció la alegría de ver recompensados algunos de nuestros esfuerzos con la adopción de nuestra hija Tania.
Nos despedimos de nuestra hija hasta 30 días después, y nos vinimos a España con el animo ensombrecido.
El día 20 de abril volvió Martín a buscar a Tania, pues considerábamos que lo que quedaba era puro tramite...
La primera noticia al llegar a Pavlograd fué que no había habitaciones en el Hotel y que no había agua en la ciudad y que la luz la cortaban cada dos horas.  Tras mucho insistir, consiguieron dos habitaciones y fueron a buscar a la niña.
al día siguiente, se encontraron con la sorpresa de que los juzgados estaban cerrados en 15 días porque se había producido una reunificación y que la juez que asistió el juicio ya no estaba ahí, que la sentencia no se había redactado y que se buscaran la vida.
El alma se nos cayo a todos por los pies, incluso a mí, que participaba en la lejanía.
El tramite que en condiciones normales cuesta 6 días, se transformó en 12 de horario intensivo y con una niña a cuestas que no se merecía semejante marrón.
Tan solo deciros que la partida de nacimiento se redacto en 5 horas por los cortes de luz. Además, había fijación con las redacciones, pues cambiaban fechas, letras de los apellidos, etc, y había que estar muy pendiente porque un error nos podía costar muy caro en tiempo, y también en dinero.
Por fin,  el regalo del día del padre (juicio el día 19 de marzo), se convirtió en regalo el día de la madre, pues nuestra nueva familia se reunió de nuevo el día 2 de mayo de 2004.
Hay que remarcar también que la sentencia fué firme el día 19 de abril de 2004, justo un año después de haber tomado la decisión de adoptar.
Solo nos queda contaros algo de Tania.
Tania es una niña encantadora, desinhibida, alegre, complaciente y amable de 9 años, que es consciente de que su vida ha sufrido un giro de 180 grados en una edad en que es difícil que eso se produzca. Esto no lo digo yo, lo dice ella, y es por ello que no tiene otro objetivo que vernos felices con ella.
Lleva institucionalizada 7 años y en solo un mes ha tratado de vivir estadios de desarrollo emocional que no ha podido vivir porque estaba en un internado sin familia.
Se ha saciado de todo aquello que deseaba, y todavía le queda mucho por recuperar, pero sabe, porque se lo repetimos hasta la saciedad, que tiene todo el tiempo del mundo para  ello, pues de aquí no se va.
Hacemos muchas dramatizaciones para tratar de superar muchos de sus anhelos, pues el lenguaje es una traba y si no hacemos un poco de teatro, aquí no hay quien se entienda. Después de un mes y medio, ya entiende bastante.
Entro en la escuela a los tres días de llegar y es amable con los niños, aunque le interesan mas bien poco, pues no sabe jugar demasiado, ya que ahí fomentaban mucho el ocio televisivo. Además, los niños no le reportan lo que le reportan los mayores, es decir, seguridad. El lema es: si agradas, recibes. Es pura supervivencia.
No obstante, creemos que algún día nos llegará a querer mucho, y suponemos que ahora ya nos quiere un poco.
 
 
Bueno, y con esto acabo mi relato a día de hoy. No pretendo con él nada mas que transmitiros nuestra alegría, y agradeceros a todos que estéis ahí, y  también a otros muchos vuestra ayuda en directo, especialmente a Concha Sanchez, mi querida amiga, a Jordi y a Miguel.
No pretendo que nadie conteste a mi relato, pues he leído muchos que me han producido mucho placer porque el resultado ha sido  muy feliz y que no he contestado, porque me consta que con leerlo ya es suficiente.
También quiero decir que he sufrido los avatares de mucha gente que lo ha pasado muy mal. Espero que a Nacho le haya ido bien, y también a Juan Andrés.
Quiero decir que con todo lo vivido en el último año he crecido como persona, me he hecho más madura, a pesar de que la edad ya es suficiente para serlo, y que merece la pena intentar adoptar en Ucrania.
 
Un besazo para todos
 
Martín , Leonor y Tania

 

 
Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008