Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de Juanfran y Alicia

 

 

Soy Juanfran marido de Alicia, somos los papas de Víctor y aunque ya hemos vuelto a España (el 22 de Agosto) DESPUÉS DE 48 LARGOS DÍAS EN UCRANIA , no nos hemos podido traer a España al pequeño Víctor, por lo que deberemos volver el próximo 21 de Septiembre, cuando se hará firme la sentencia.
Pienso que es mi deber moral el escribir, ya que hubiese deseado en los meses anteriores a nuestro viaje a Ucrania haber leído más mensajes advirtiendo ciertas anomalías (porque lo que nos ha pasado a nosotros, no es cuestión de mala suerte o falta de profesionalidad de nuestra facilitadora, la cual fue en todo momento muy profesional y humana, sino que es el cúmulo de algunas prácticas bastantes habituales que han pasado, pasan y pasarán).

Nosotros antes de elegir el país de adopción ya poseíamos una larga lista de países con fronteras abiertas para la adopción. Después de una primera valoración fuimos descartando algunos por varios motivos… económico, burocrático, exigencia religiosa, etc. Al final y por orden de prioridad elegimos Madagascar, Brasil, Filipinas, Kazajstán y finalmente Ucrania. De cada uno de estos países teníamos información abundante sobre el proceso y fue el análisis de cada uno de ellos lo que hizo ir descartando un país para pasar al siguiente.
Lo que nos hizo finalmente elegir Ucrania fue:
- Teníamos un amigo que coopera con una ONG que trae niños de la zona de Chernobil los meses de verano desde hace cinco años y este amigo nos ofreció la infraestructura que la ONG tenía montada en Ivankiv (un pueblo a unos 100 Km.. de Kiev). Nosotros en un principio pensamos que podía ser positivo (que ilusos, ya que una vez llegas al CA nunca sabes donde vas a ir a parar).
- Nos apuntamos a las listas de Adoptaenucrania y veíamos que prácticamente todo el mundo contaba experiencias positivas y eso nos hizo pensar que el proceso en Ucrania era totalmente transparente y con muchas posibilidades de éxito.
- El que Ucrania se adhiriera al convenio de la Haya, nos dio otra garantía de transparencia.
- Los honorarios que nos solicitaba nuestra facilitadora nos pareció muy ajustados que junto con las referencias que teníamos de ella hizo que no dudásemos en ningún momento.
- La falta de información del ICAA respecto a la adopción en Ucrania, al igual que la página Web del Ministerio de Asuntos exteriores y la página Web del Ministerio de Asuntos sociales, nos hizo pensar que no debía haber ningún problema con dicho país.

Con todo esto te quiero decir que en principio yo estaba abierto a cualquier tipo de advertencia por parte de las autoridades en materia de adopción y no la tuve.

El día 7 de Julio tenemos cita en el Centro de Adopciones en Kiev, nada más llegar nos advierten que el Certificado de idoneidad caducará el 17 de Julio y que debemos obtener otro donde aparezca la frase en que afirme que dicho informe de idoneidad tiene una vigencia de tres años según la ley española al igual que el informe Psicosocial. (Primer jarro de agua fría ¿por qué han de esperar a que lleguemos a Kiev para informarnos de dicho contratiempo?).

El mismo día 7 de Julio en la cita en la que debíamos obtener un expediente, nos enseñan 8 carpetas con una media de 50 expedientes de niños muy enfermitos (Sida, Hepatitis C, Síndrome de Down, Malformaciones…) con fotografías muy duras de ver (para lo que no estábamos preparados psicológicamente), teniendo que elegir a dedo, lo mejor de entre lo peor.

Finalmente elegimos una niña con un Hemangioma facial que estaba a 1.000 Km.. de Kiev y que con todo el dolor de nuestra alma tuvimos que rechazar cuando al llegar a su orfanato nos dijeron que estaba hospitalizada a 300 Km.. del orfanato pero que nos podían enseñar una foto actual (resulta que la foto del centro de adopciones era una foto de hacía un año y en todo ese tiempo la enfermedad se había extendido y no nos aseguraban que tuviese buen resultado).

Volvimos a Kiev destrozados y hasta el día 15 de Julio no nos ofrecen una segunda cita donde después de ver 12 carpetas de niños igualmente muy enfermitos o muy mayores para nosotros (tenemos 33 y 35 años), elegimos dos expedientes.

Por la hora que era no pudieron confirmar su expediente médico en el momento, con lo cual debemos regresar el día 16 para tener noticias, resulto que una de las niñas tenía Sida y la otra Parálisis cerebral.

Con los ánimos por los suelos nos ofrecen una tercera cita el mismo día por la tarde y encontramos un niño teóricamente sano de tres años y medio, pero que después de llamar al orfanato nos dicen que el niño esta desaparecido (según nos comento después nuestra facilitadora, corroborado por dos facilitadores más, a veces facilitadores que cobran mucho, utilizan sus contactos a través de sobornos e invierten el proceso eligiendo antes de la cita en el CA junto con la familia un niñ@ san@ para posteriormente ir al CA y el día de la cita encontrarse el expediente de dicho niñ@ por arte de magia sobre la mesa, con lo que se aseguran una adopción a la carta) …resulto que en este caso al parecer se les había olvidado de quitar el expediente de la carpeta).

Finalmente elegimos dos nuevos expedientes de los que nos hicieron escoger a dedo de entre una niña y un niño, escogimos la niña que tenía una Miocardio distrofia que mientras nuestra facilitadora conseguía el permiso para ir a visitarla, nosotros nos poníamos en contacto con nuestra pediatra y nos advirtió que dicha enfermedad tiene una esperanza de vida de 14 años, con lo que en el último momento con sudores y lagrimas cambiamos de expediente y elegimos el del niño (que no tenía realizadas las pruebas de sida y Hepatitis C). Como aún estábamos esperando el certificado de idoneidad de España, conseguimos a través de la facilitadora de otra pareja que le hiciesen los análisis al niño mientras esperábamos el papel (siempre y cuando nos hiciésemos cargo de dicho coste a lo que encontramos lógico y accedimos), para en el caso de que dichos análisis saliesen positivos no tener que visitar al peque… ya no queríamos llorar más.

Nunca llegamos a entender como si en nuestro certificado de idoneidad “el que tanto se leyeron” (el mismo que nos decían que caducaba el 17 de Julio) certificaba que éramos idóneos para un menor de 0 a 2 años ucraniano con una enfermedad menor corregible, nos habían aceptado el expediente y luego sólo nos enseñaban expedientes de niñ@s con enfermedades muy graves y nos decían que no habían expedientes de niñ@s con enfermedades menores corregibles.

Mientras esperábamos los resultados fuimos a hablar con la Embajada Española en Kiev y hablamos con el Cónsul preguntando si ellos están al corriente de la forma de proceder del CA y nos dice que si pero que ellos no pueden hacer nada, (otra ducha de agua fría, osease, ¿La máxima representación de nuestro país en Ucrania sabe lo que pasa y no advierte a las autoridades en materia de adopción en España?), así que amenazamos con bloquear la embajada española con una cadena de e-mails de protesta y fue cuando se ofreció el mismo Cónsul en persona a hablar con la Directora del CA… (Nos consta que fue y estuvo más de una hora hablando con la Directora del CA , la misma que el día anterior se había negado hablar con nosotros).

El día 26 de Julio nos dicen que los resultados de los análisis son negativos, con lo que como el 23 de Julio habíamos recibido el documento de España ya podíamos solicitar el permiso para ir a ver al niño.

El 27 de Julio después de dos permisos (el del ayuntamiento y el de la inspectora del barrio de Dnipropetrovs) y 21 días en Ucrania, conocemos a nuestro hijo Víctor, sólo verlo vemos que esta bien y que probablemente su expediente seguía en aquellas carpetas, bien por ser de la zona de Dnipro (nunca hay sentencia inmediata y los facilitadores normalmente no quieren ir por lo largo del proceso) o bien porque nadie se había aventurado a pagar unos análisis de Sida y Hepatitis C.

Tuvimos que esperar 10 días a que la enfermera jefe del orfanato nos diese el informe del orfanato sin el cual no podíamos seguir el proceso de adopción, no antes sin obligarnos a alojarnos junto con nuestra facilitadora en su piso de 2 habitaciones atestado de alfombras por 30 euros al día si queríamos conseguir dicho informe, en unas condiciones lamentables… sin agua caliente, viviendo con ella, su madre de 90 años y una gata que se meaba y cagaba por todos los sitios incluso en nuestra habitación (el comedor de la casa, que cada vez que tenía reunión familiar debíamos desalojar).

Una vez conseguimos el permiso, el Jefe de la inspectora del barrio debía firmar un informe que ya le había preparado la inspectora conforme ellos daban luz verde a la adopción… pero dicho CABRÓN (y perdón por la expresión) nos tuvo una semana diciendo ven por la mañana y después ven por la tarde, así durante todos los días hasta que un día decidió firmar.

Con toda la documentación visitamos a la fiscal, la cual después de revisarlo nos indica que necesitaba para el día del juicio:

- Certificado de ingresos del año 2003 de nuestras empresas
- Certificado de ingresos de lo que habíamos ingresado en este año 2004
- Un nuevo certificado de idoneidad donde se debía suprimir la frase que decía que éramos idóneos para adoptar un menor de las características que señalaba el informe psicosocial (resulta que en dicho informe señalaba que éramos idóneos para un menor de 0 a 2 años y como Víctor tiene 2 años y dos meses, no podíamos adoptarlo)
- Todo ello apostillado, traducido y con sello del consulado ucraniano en Barcelona

Así que ya nos ves llamando por teléfono a padres, amigos, ICAA …para recibir en Ucrania todos los papeles en una semana, porque sino nos aplazaban el juicio hasta no sabíamos cuando después de 47 días en Ucrania.

¡En fin!, con todo este relato quiero decir, que si a mi me explican todo esto, ahora mismo no tendría a Víctor, porque YO hubiese rechazado Ucrania como destino, y si en el caso de que aún escuchando advertencias de organismos oficiales hubiese decidido ir a Ucrania, habría sido con conocimiento de causa.

ASÍ QUE, A MI SI ME PARECE CORRECTO TODA ADVERTENCIA E INFORMACIÓN,

PORQUE AL FINAL QUIEN TIENE LA ÚLTIMA PALABRA SOMOS NOSOTROS.

Juanfran

PD: Este relato se lo debo a Jose y María Jose, una pareja que conocimos en el centro de adopciones y con los que estuvimos tres semanas, animándonos y llorando mutuamente. Ellos después de un mes en Ucrania, volvieron a España sin niñ@ y con una depresión de caballo, (VA POR VOSOTROS).

 



 

 

 

Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008