Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de José y Amparo  08/04

 

 

 

Hola a todos, estos días hace un año que fuimos a por nuestro peque. Lo conocimos el día 2 y la verdad es que lo mío no fue un flechazo, más bien me "acojoné" de que fuese tan pequeño, tenía 16 meses y la cara de bichillo con las orejitas de punta y es que yo pensaba que tendría casi 3 años y me libraría de pañales y papillas, pero no, todavía estoy con todo eso.
Aunque a José le pasó algo parecido cuando nació Iván: tenía la cara tan hinchada que se quedó con las ganas de decirle a la enfermera "¿no tendrá otro un poco más guapo por ahí dentro?"y ahora ambos están preciosos.
La adaptación también costó bastante, al principio era todo el día diciendo, gritando, ¡No, eso!, ¡Baja de ahí!, ¡No toques eso!. Él en la Casa Cuna estaba muy bien cuidado y feliz, a veces me parecía verle  la expresión de "No me has hecho ningún favor, yo estaba muy bien allí". Como si a nosotros nos separasen de nuestra familia y nos llevasen a un palacio.
Pero os hice caso y tuve paciencia, a los 10 meses ya la adaptación era del todo completa por parte de todos. Entendí que todas las rarezas que le veía eran porque no nos entendía bien y se sentía un poco inseguro y desbordado de tanta estimulación.
 
Lo único que no lleva bien es lo de comer alimentos sólidos. Él tiene interés porque ve a los demás, lo mastica un poco, pero luego, el paso de tragar no lo hace y se va acumulando la comida debajo de la lengua, con lo que no puedo darle más de tres bocados o cucharadas. He probado con todo tipo de alimentos, pero no hay manera. Triturado no extraña ningún sabor, pero bien triturado. En algún sitio leí que es una característica común de bastantes niños prematuros ¿sabéis algo de esto?
Cuando vino no entraba en las tablas de crecimiento y ahora va por el percentil 50.
Al principio no era nada cariñoso, pero ahora me encanta cuando viene corriendo y se abraza a mis piernas o me manda con la manita besos de buenas noches. La verdad es que nos tiene enamorados. Parece que lleva toda la vida con nosotros. Me gusta abrazarlo y besarlo a la vez que pienso lo largo que se me hizo el proceso y ahora está conmigo.
Os envío una foto porque a mí me ayudó mucho ver las que enviabais los que volvíais con los vuestros. Muchas veces entraba en la página de galeón solamente para mirarles las caritas y ver  que todos eran preciosos, que yo también podría tener uno así. Y aquí está.
Así que ánimo a los que estáis desesperando que luego nos arrepentiremos de "no habérnoslos comido".
 
Amparo C

 

Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008