Web de los Adoptantes de Ucrania.

<< Historias

Experiencia de Antonio y Leo.

 

 

Viajamos a Ucrania el 22 de enero. El 24 tuvimos nuestra primera cita, donde después de un buen rato en el que nuestra traductora (yo no quise ver fichas en ruso de las cuales solo entendería la foto) revisó en una carpeta-archivo fichas de niños buscando una que se ciñese al perfil solicitado por nosotros y con salud aceptable; no se encontró, se nos propuso una ficha de una niña de 6 años y medio que aparentemente no tenía problemas importantes y que estaba encima de la mesa junto con otras fichas sueltas más (no se que quiere decir eso, si es que habían sido recibidas ese día o que volvían a las carpetas…) el 27 de enero después de nevar toda la noche en Kiev salimos en avión (un Jack-42) (en el segundo intento, pues el aeropuerto estuvo cerrado gran parte del día estábamos a -15º) a Donetsk, donde todo ha sido bastante difícil, pues aparte de lo mal que está esa zona (que ya lo sabíamos) el hielo y el frío lo empeoraba todo mucho más.
La cita fracasó, pues no nos sentimos suficientemente preparados para aceptar a la niña que visitamos por los problemas que presentaba, (físicos y psíquicos) y que sopesamos largamente, después de pedir ayuda a pediatras y psicólogos infantiles en España, los cuales unánimemente nos aconsejaron que no aceptásemos. En ningún momento se le dijo a la niña que éramos posibles padres, sino que éramos profesores que estábamos visitando el colegio, precaución acertadísima. Luego supimos que esa ficha había sido rechazada anteriormente por unos americanos, y que estos “fracasos” no constarían en la ficha de la niña, solo lo supimos de palabra, y cuando comunicamos nuestra decisión.
No le deseo a nadie pasar por esto.
Por si no lo sabéis viajamos con mi hija de 9 años adoptada cerca de Donetsk hace 4 años y todo esto ha resultado muy duro, aunque a ella la protegimos todo lo que pudimos.
En el avión de ida a Donetsk nos enteramos que a donde íbamos realmente era a Makievka ( a 10 kilómetros de Donetsk), la casualidad del destino hizo que en el mismo centro donde teníamos la entrevista, (un Colegio-Internado de lo mas triste que he visto en mi vida, (retrocedimos 100 años en la historia), un centro de niños mayores, (hay 300) que no tiene casi adopciones, y por lo tanto no recibe demasiadas ayudas, sin calefacción en un ala, el día que llegamos –según la directora se acababa de estropear-, estábamos a -5º y mucho más que me callo), fuese a donde ha ido a parar la mejor amiga de mi hija cuando era pequeña, que la habíamos seguido la pista y que no es adoptable; y las dos amigas se pudieron abrazar, en un sucio, frío y oscuro pasillo después de cuatro años sin verse. En fin…
Un pasaje impresionante que también vivimos, fue cuando una profesora de los más pequeños que momentos antes en el despacho de la directora había contestado visiblemente nerviosa y asustada a nuestras preguntas a cerca de la niña que nos había llevado hasta allí (lo que seguramente “debía” contestar); mientras nos acompañaba en la visita se nos acercó y mirándonos intensamente y nos dijo en un mal inglés: “Llevenme. Soy economista”; lo que creí al principio que era una broma, enseguida vi. que no lo era, y que aquella mujer lo estaba pidiendo de verdad, al mismo tiempo que señalando a la niña sobre la que teníamos serias dudas, nos decía que no con la mano, y después señalaba a otras y nos hacia signos de que si…
La situación actual de esa zona es tan difícil aun para mucha gente…

Volvimos a Kiev, con el alma dolorida y un poquito contentos por la esperanza de traer a la amiga de mi hija en verano a casa, y un deseo vago de ayudar de alguna forma a ese Internado, y esperamos encerrados en un apartamento por miedo al hielo de las calles y al frío enorme y pasando alguno de nosotros una gripe con fiebre alta la siguiente cita en el C.A.

Para no extenderme mucho esa cita fue el 4 de febrero se nos dio una ficha de las dos que había en la mesa de al lado a la nuestra donde eran atendidos una pareja de italianos que entre las dos fichas que les habían mostrado, una de un niño y otra de una niña, escogieron la del niño; como digo, se nos mostró la de la niña, de 5 años cumplidos el 29 de septiembre que estaba en Sebastopol (las dos fichas eran de Sebastopol, del mismo orfanato y del mismo grupo como constatamos después cuando coincidimos con los italianos allí).
Llegamos el 6 y la conocimos el 7. Esta vez todo fue bien y aceptamos, a la espera de los resultados de unos análisis de Sida y Hepatitis que no estaban hechos y que no revelaron ningún problema. Se llama Inna y como española Inna Lucia. Estamos muy contentos.
El orfanato donde estaba Inna Lucía, no tiene nada que ver con el de Makievka. Hay niños de todas las edades repartidos en dos edificios (una casita de cuento y un edificio mayor separados por un campo de deporte y jardines con columpios (eso si viejos y no autorizados en España por inseguros). Los pequeños son 14 y viven en la casita en un intento de simulacro de vida familiar, bastante bien cuidados, alimentados, y calientes, con clases y salita de psicomotricidad, todo muy humilde, pero se veía el trabajo de repintar y reciclar. Los mayores en un edificio contiguo en régimen de internado pues asistían a las clases de los colegios públicos y el orfanato era su casa. Algunas noches al salir de visitar a Inna oímos guitarras y cánticos. Ni que decir tiene que por Sebastopol la temperatura es mucho más razonable.

De las parejas que coincidiendo en Kiev tomamos contacto, tres tuvimos que pedir una segunda cita por motivos diversos, siendo muy diferentes las opciones buscadas por cada pareja y los motivos de los fracasos.
Nosotros y otra pareja (que sepamos) tuvimos que tener una entrevista con un familiar (lejano en nuestro caso y sin derechos sobre la niña) pues nuestra traductora quiso una carta firmada en la que se dijera que se renunciaba a la tutela de la niña por cualquier familiar. La entrevista fue bien, pero un poco incómoda, preguntamos cosas de la niña y ella nos preguntó cosas a nosotros (con la traductora por medio, claro) quiso dejar claro que no eran una familia mala, sino que no podían tenerla… y me dio una cruz y un anillo para ella (un poco fotonovelesco…) y firmó.
Parece que esto ya se venia haciendo en Rumania y otros países…

Del facilitador y la traductora oficial solo podemos hablar bien, pues el trabajo que han hecho es enorme y complicado y nos hemos sentido en todo momento acompañados, escuchados y protegidos. La traductora (guía y compañera de fatigas, y algunas veces enfermera) Natalia es la persona más atenta y efectiva del mundo, además de una excelente traductora (ha vivido en Cuba muchos años, habla en español con su hija y nieta) y se las sabe todas, no tenemos palabras para agradecerle públicamente su trabajo.
Suponemos que el momento que vive el país de cambios no es el más idóneo para las adopciones, pues hay más tensiones de las normales en la administración.
Alguna de las parejas con las que coincidimos se que han estado o están todavía (alguna ha seguido teniendo problemas) en lugares donde no es posible encontrar una conexión a Internet para recibir vuestro apoyo…

Mi recomendación es que cuando vayáis a Ucrania que no sea durante enero y febrero.

Llevamos en España desde el sábado a la 1 de la mañana, y por lo que estoy viendo la adaptación de Inna Lucia va ha ser algo más difícil que la de mi otra hija Anna, por la diferencia de caracteres. Ana no tuvo ni miedos ni problemas de ningún tipo era una seguridad en si misma rayando en la inconsciencia (siempre pensé que era una huida hacia delante) e Inna Lucía es todo lo contrario, no me suelta la mano para nada y se cierra encuanto ve a alguien que no conoce. Mañana tendrá su primer contacto con el colegio… veremos. Duerme bien. Come bastante bien, y alucina con todo lo que para otros niños ya ni ven. La televisión no le importa, prefiere lo que tiene alrededor y a cada rato viene a darnos besos. No conseguimos grandes avances con el español, pues de momento ella es la que quiere que todos hablemos ruso. Su hermana Anna que mantiene el ruso un poco aún es una excelente puente-traductora.
 

 


 

 

Enviar vuestras aportaciones

 Actualizada el
20/04/2008